HMS-Ambush-feat

Los sistemas actuales de posicionamiento global dependen de los 27 satélites (24 en operación y 3 de respaldo) puestos en órbita para este fin.

El Ministerio de Defensa Británico ha anunciado el desarrollo de lo que llaman una ‘brújula cuántica’ que convertiría al GPS en tecnología obsoleta.

En buena medida, la razón por la que el Ministerio de Defensa está tan interesado en desarrollar esta brújula cuántica es porque el sistema actual de posicionamiento global ¡no funciona debajo del agua!

Esto significa que cuando un submarino emerge, las confirmaciones de posición arrojan errores de hasta un kilómetro. Esto ocurre porque una vez sumergido, un submarino debe navegar haciendo uso de acelerómetros para registrar cada curva y cada giro que hace. Lo que no resulta muy preciso.

Otra enorme ventaja del nuevo sistema desde el punto de vista militar es que, a diferencia del sistema GPS actual, es impenetrable, lo que lo hace inmune a cualquier interferencia.

¿Cómo funciona?

Nubes de átomos atrapados por medio de láseres son enfriados haciendo uso de estos a temperaturas miles de veces más bajas que las que existen en el espacio exterior. A estos niveles tan bajos de energía, los átomos pasan a ser los cuerpos más fríos del universo.

Estos átomos, ralentizados por su baja energía, se mueven muy lentamente y se hacen muy sensibles a los cambios en el campo magnético y en el campo gravitacional de la tierra. Si están contenidos en un pequeño envase, sus mínimas fluctuaciones pueden ser registradas desde enormes distancias y sus ubicaciones pueden ser determinadas con enorme precisión.

Lo que podemos esperar

Hasta ahora, el Laboratorio de Defensa, Ciencia y Tecnología, ha desarrollado un sistema de navegación cuántico que se asemeja a una caja de zapatos de un metro de largo. Los científicos están concentrando sus esfuerzos en reducir el tamaño del sistema lo suficiente como para que pueda ser usado por soldados de a pie y no solo por buques y submarinos.

Se sabe además que compañías como Nokia, Hitachi y Toshiba están trabajando en estas tecnologías cuánticas, por lo que no pasará mucho tiempo antes de que podamos contar con ellas en los aparatos de navegación de uso civil, incluyendo claro, los teléfonos celulares.